Para los expertos, las medidas llegan mal y tarde

A pesar de que era normal que se tomaran algunas medidas teniendo en cuenta la presión de las importaciones y la ausencia de reservas, las acciones se oponen a lo que se necesita hoy en día afectando negativamente a la actividad y la inflación.


Después de la declaraciones del lunes de medidas adicionales para el control de las importaciones, algo que muchos consideran como un cepo sobre la salida de dinero, el mercado evaluó que la decisión "fue inflexible" pero "llega con retraso", después de la salida de divisas de las últimas semanas.


En un encuentro en el programa "Cristian sin vueltas", facilitado por la escritora Cristina Pérez, el ex titular del Banco Central repaso que en medio de una presión monetaria, se "espera que la autoridad financiera tenga una mentalidad bastante más sustancial para tener la opción de detener la crisis que se vio en el mercado de bonos".


"esto ocurrió debido a la ausencia de coordinación del grupo monetario", con respecto a la compra y la venta de las títulos públicos.


Lo que dijeron sobre las nuevas normas


"Las actuales medidas (Comunicación "A" 7532) van por el camino contrario de lo que se requiere. La Argentina requiere flexibilizar la oferta de divisas y no seguir con esta contención, y eso implica que el Banco Central tenga cada vez menos reservas netas", dijo Redrado.


En este sentido, el anterior mandatario del banco central expuso que estas nuevas limitaciones "crearán más tensión en los otros valores". Asimismo, consideró que hoy "tenemos 15 o 16 valores del dólar y la Argentina requeriría una estrategia para aglutinar el mercado cambiario".


"Esto sin duda augura nuevos problemas en la economía de argentina en el futuro", anticipó Redrado, al tiempo que repasó su paso por el del Banco Central, cuando debió atravesar la emergencia monetaria mundial de 2008/09.


Sobre este punto explicó: "Cuando nos tocó trabajar en el BCRA no teníamos un dólar paralelo o blue. Las emergencias deben trabajarse con una solo tipo de cambio, no con cepos y recepos", subrayó Redrado, quien actualmente lidera la Fundación Capital.


Por su parte, Martín Vauthier, especialista financiero de Anker Latin America, consideró que el mercado de alguna manera esperaba que "aparezcan acciones que intenten limitar la salida de divisas y, por esto, el pago de las importaciones".


Sin embargo, explicó que "como estas acciones se dan en un escenario en el que no se cambian las expectativas por un programa financiero sólido y satisfactorio, no serán efectivas para enfrentar las características macroeconómicas".


¿Que puede pasar Ahora?


Sobre este punto, Vauthier sacó a relucir que "presumiblemente (las acciones) acabarán afectando negativamente al grado de actividad y a una tensión extra sobre la brecha cambiaria y la inflación"


Anker insistió en que "las medidas para intentar limitar las importaciones no estaban fuera de lo normal", y comentó que esto se produce en un entorno en el que los exportaciones en agroindustria "han sido récord en materia de precios" al igual que las importaciones energéticas.


El analista financiero Ricardo Delgado, líder de Analytica, coincidió en que se trata de medidas que el mercado estaba esperando en ese momento, pero "por qué el Gobierno se tomó tanto tiempo, teniendo en cuenta que, evidentemente, la brecha cambiaria hacia evidente que esto pasara y que se iba a dificultar".


Determinó que en mayo la sobreabundancia de importaciones fue de u$s 1200 millones, excluyendo la energía, el aumento de precios internacionales no energéticos, el impacto del tipo de cambio y el nivel del producto.


"Esto afecta significativamente sobre las cantidades, por lo que también afectará a los precios. Casi con toda seguridad, habrá aumento de precios de los artículos importados o de las LNT (licencias no automaticas), sobre todo los bienes de consumo", dijo Delgado.


En esta línea, el experto financiero volvió a exclamar que "era una medida que había que tomar, dados las entradas y salidas de dinero, pero se ha tomado tarde". Además, dijo que podría haber sido limitada y dirigida, supervisando el comercio de una manera más amigable que la actual.


Lorenzo Sigaut Gravina, jefe de Análisis Macroeconómico de Equilibra, opinó que a partir del inicio del año se observó "una contradicción entre acumular reservas netas en función al acuerdo con el Fondo (u$s 5800 millones) y el desarrollo del 4%", de acuerdo con los grados de actividad del año anterior".


De esta manera, el analista de negocios planteó que el BCRA "apenas se está acumulando algo hasta este momento del año", a pesar de que el Fondo Monetario ha movido u$s 4400 millones para acumular.


No obstante, "la acumulación viene siendo lamentable", comentó, hasta el punto de que estamos consumiendo una parte de esos u$s 4400 millones y esta circunstancia actual no puede perdurar, evaluó.


"Es absurdo esperar sostener en el tiempo alrededor de u$s 8000 millones de importaciones en bienes".


Frente a esto, una opción es "corregir el tipo de cambio oficial, sin embargo eso produce más inflación, más cuestiones sociales, y el gobierno está débil", dijo.


Así que optó por la opción de confinar las importaciones "sin embargo esto afecta al grado de actividad y claramente también a la inflación"


Así, para Equilibra la economía se desarrollará sólo un 1,5% este año. Esto en una estructura sobre lo que "se viene este segundo semestre", con tasas crecientes, una política fiscal que medimos será algo más juiciosa, más prohibitiva, e importaciones cerradas". Esto afectará negativamente a la actividad y a la inflación", remató Sigaut Gravina.


Cronista



3 visualizaciones0 comentarios